Síguenos en las redes sociales

La Plaza Omonia

El primer dato que hay que saber sobre esta céntrica plaza ateniense es que es muy recomendable visitarla de día, ya que cuando llega la oscuridad de la noche, el lugar puede ser el idóneo para contemplar escenas de indigencia e incluso sufrir algún atraco, ya que pese a su importancia en el pasado y su relevante papel como nudo de comunicaciones dentro de la Atenas del presente, el lugar ha ido sufriendo paulatinamente un deterioro social destacado.

La Plaza Omonia antes

Sin embargo, esta plaza, cuyo nombre se podría traducir como Plaza de la Concordia, hasta hace unas décadas cumplía un papel semejante a la relativamente cercana Plaza Syntagma, siendo el epicentro de la vida social ateniense. Entonces abundaban los cafés y los restaurantes, e incluso había cuatro grandes hoteles de lujo construidos en el siglo XIX: el Excelsior, el Carlton, el Alejandro el Grande y el Baguion. No obstante, hoy esas elegantes construcciones han perdido todo su glamour, aunque merecen ser contemplados si el turista se acerca a esta plaza en alguno de sus desplazamientos por la ciudad, o acude allí a tomar alguno de los muchos transportes urbanos que ahí pasan.

Alrededores de la Plaza Omonia

Pero además de la plaza propiamente dicha, es interesante pasear por sus calles adyacentes. Por ejemplo muy cerca está la Plaza de la Alcaldía, donde se encuentran importantes edificio como la propia Alcaldía o el Banco Nacional que ocupa lo que fue la mansión del potentado G. Stavros, fundador del banco a mediados del siglo XIX.

Y muy próxima a esta plaza está la calle Eolou, cuyo nombre se debe a Eolo, el dios de los vientos. Una sinuosa y estrecha vía en la que se acumulan las tiendas de mucho atractivo para los viajeros. Al igual que se puede acudir al cercano Mercado Municipal a comprar productos que rara vez se encuentran en otros negocios atenienses.

Todo esto se sitúa al sur de la Plaza Omonia, mientras que al norte se encuentra el Teatro Nacional, que curiosamente se construyó en las últimas décadas del siglo XIX, cuando la ciudad tan apenas contaba con escenarios teatrales. Algo que extraña teniendo en cuenta la larga tradición en la ciudad desde los tiempos antiguos cuando ya se edificaron el Teatro Dioniso o los odeones de Pericles o de Herodes Ático a los pies de la propia Acrópolis.

Y si se habla de historia y arqueología, desde aquí queda muy cercano uno de los grandes centros museísticos de la ciudad: Museo Arqueológico Nacional.

Por todos estos atractivos, es recomendable acercarse hasta la Plaza Omonia y alrededores. Eso sí, siempre con mucha atención y precaución, para no llevarse una desagradable sorpresa por los amigos de lo ajeno.

Dirección: Plaza Omonia, Atenas

Autobús:

  • Lineas con parada en las inmediaciones de la Plaza Omonia: 022, 035, 051, 054, 057, 227, 608, 622, 732, 813, 815, 856

strong>Tranvía:

  • Lineas 1, 3, 5, 6, 11, 12, 13, 21Metro:
    • St. Panepistimio: M2
    • St. Metaxourgeiou: M2
    • Stathmos Isap Monastiraki: M1, M3
    • St. Viktorias: M1

photo credit: Tilemahos Efthimiadis via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad