Síguenos en las redes sociales

El Manneken Pis

El Manneken Pis es una escultura de bronce que apenas alcanza los 60 centímetros de altura que se ha convertido en el gran símbolo de Bruselas. Y es muy curioso, porque por su ubicación en una esquina sobre una fuente no especialmente llamativa y por el pequeño tamaño de la figura podría llegar a pasar desapercibida en la esquina entre las calles L’Eleuve y la rue du Chêne. Es más, se descubre su ubicación por el amontonamiento de turistas que siempre hay alrededor suyo.

Leyendas y tradiciones del Manneken Pis

La escultura en sí, conocida también como Le Petit Julien, fue realizada en 1619 por el artista Jerôme Duquesnoy el Viejo. Y respecto a su significado hay diferentes teorías. Una de ellas es que fue el niño Julien, hijo del duque Godofredo de Lorena, quién sirvió de modelo a su autor. Aunque para darle más popularidad, también existe la leyenda de que se trata de un niño que orinó sobre una bomba, gracias a lo cual no explotó el ayuntamiento de Bruselas.

El caso es que el Manneken Pis es una escultura muy querida por los bruselenses y muy buscada por los viajeros. Y no es extraño que los turistas se la encuentren disfrazada con diferentes trajes conmemorativos coincidiendo con diferentes celebraciones. Este hecho de vestir al Niño meón es toda una tradición en la ciudad, de hecho tiene varios centenares de trajes que se guardan en el Museo de la Ville de Bruselas.

Resulta una figura muy simpática, pero eso no ha sido impedimento para que haya sido objeto de vandalismo y secuestros. Algo que se remonta al siglo XVIII, aunque actualmente, de vez en cuando vuelve a ser raptada y aparece en algún punto de la ciudad.

Otras esculturas meonas en Bruselas

La popularidad del Petit Julien ha alcanzado semejante rango, que a su sombra se han creado otras esculturas similares repartidas por la ciudad. Una de ellas es la Jeanneke Pis, situada en el Impasse de la Fidelité, cerca de la popular rue des Bouchers. Se trata de una réplica en forma de niña, la cual fue una sugerencia, o más bien, exigencia que hicieron las feministas en 1985.

Y aún hay otra escultura de la misma temática. Se trata del Zinneke Pis, “el perro que mea”. Es decir, una escultura de un pequeño perro sin raza definida que levanta la pata sobre un bolardo de la calle y orina.

De hecho, una actividad muy entretenida para realizar por Bruselas es hacer una peculiar ruta que une las esculturas meonas de la ciudad, y de camino entre una y otra se contemplan algunos de los rincones más emblemáticos del patrimonio bruselense.

Dirección: Rue de l’Etuve, 46, Bruselas

Autobús:

  • Lineas con parada en las proximidades del Manneken Pis: 48, 95, N04, N05, N06, N08, N09, N10, N11, N12, N13, N16, N18

Tranvía:

  • Anneessens: 3, 4, 31, 32
  • Bourse: 3, 4, 31, 32

Página web oficial del Manneken Pis

photo credit: Niels Mickers via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad