Síguenos en las redes sociales

Moverse por Bruselas

Por en Bruselas No Comments

Bruselas es una gran ciudad, no de un tamaño desmesurado como otras capitales europeas, pero si tiene una superficie considerable, en la que puede estar ubicado el alojamiento elegido. Pero no es un grave problema para desplazarse gracias a la oferta de transporte público que recorre la ciudad, ya que todos los puntos de la misma se encuentran muy bien comunicados por diferentes medios de transporte.

El metro en Bruselas

El metro de Bruselas, cuyas bocas de entrada se encuentran señalizadas por una gran letra M en color blanco, es relativamente moderno, ya que su construcción data de 1970. En la actualidad posee cuatro largas líneas y dos más de metro ligero. Gracias a ellas se puede llegar al centro y a los nudos de comunicación más importantes, como son las tres principales estaciones de ferrocarril: la Gare du Midi, la Gare Central y la Gare du Nord.

Los autobuses y los tranvías

Allá donde no llegan las líneas de metro, se puede acceder gracias a la red de autobuses públicos y los distintos trayectos en tranvía. La gran ventaja es que se pueden adquirir billetes que sirven para estos tres medios de transporte. Unos billetes que motivos de ahorro es recomendable comprarlos por diez trayectos, o bien con una validez de uno o tres días, para olvidarse de pagar cada vez que se quiere tomar un autobús, un tranvía o el metro. Y un dato importante es saber que en todos esos medios de transporte se hace necesario validar el ticket al ascender a los vehículos o al entrar a la estación de metro.

Y para comprar esos billetes, se puede hacer en las distintas estaciones de metro, o bien en la oficina de turismo situada en el corazón de la ciudad: la Grand Place. Como ventaja al adquirir ese tipo de billetes, se consiguen entradas gratuitas a ciertos museos, así como descuentos en algunas tiendas, restaurantes o espacios culturales.

Los taxis

Si por motivos de prisa o de comodidad se opta por alquilar los servicios de un taxi, lo primero que hay que tener en cuenta es buscar el taxi correcto, que son otros que los oficiales, cuyo distintivo es la luz que llevan en el vehículo. Y otro asunto de interés para los viajeros, es que han de saber que los taxis en Bruselas no paran en cualquier parte, y tan solo recogen viajeros  o en las paradas de taxi habilitadas para ello o a una distancia máxima de unos 100 metros.

A pie o en bici

Si el alojamiento elegido se encuentra en el centro, lo ideal es ir caminando por el núcleo histórico, y tan solo tomar un medio de transporte para llegar a puntos un tanto lejanos como el famoso Atomium. Y para integrarse más en la vida bruselense otra opción es alquilar una bici o realizar visitas guiadas a pedales, para lo cual ofertan sus servicios varias empresas en la ciudad. De manera que así nos desplazaremos como lo hacen muchos ciudadanos de Bruselas, donde el respeto de los vehículos rodados a los ciclistas es modélico.

photo credit: surautomatist via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad