Síguenos en las redes sociales

Catedral de San Miguel

Dentro de todo el centro histórico de Bruselas, uno de los edificios de mayores dimensiones es la Catedral de San Miguel, situada en la place de St. Gudula. Y es que este templo durante algún tiempo, fue la colegiata de San Miguel y Santa Gúdula, pero desde el año 1961, es la sede de la archidiócesis que comparten las ciudades de Bruselas y Malinas.

Historia de la Catedral de San Miguel

Aunque esa transformación en sede catedralicia es relativamente reciente, el edificio en sí es mucho más antiguo. De hecho sus orígenes habría que buscarlos en una pequeña capilla que habría aquí a comienzos del primer milenio. Esta pequeña edificación religiosa se transformaría hacia el 1200 con las formas arquitectónicas del estilo románico. Pero dado el crecimiento demográfico que estaba experimentando la ciudad, pronto la ampliación se vería que era insuficiente.

Así que en ese mismo siglo XIII se iniciaría la construcción del actual edificio en un claro estilo gótico de influencia francesa. Si bien la grandiosa fachada que hoy posee no fue concluida hasta el siglo XV.

Un edificio grandioso y solemne

La contemplación de la Catedral de San Miguel desde la plaza provoca al visitante una sensación de pequeñez, dado su enorme volumen. Y esa sensación prosigue, hasta se incrementa, al adentrarnos en su interior, ya que posee más de 100 metros de longitud, y su altura se eleva casi hasta los 30. De manera que resulta un espacio de dimensiones considerables y todo él bañado por los efectos que provocan en la luz natural las exquisitas vidrieras de sus muros.

Entre estas vidrieras destaca la que hay en la fachada que representa el Juicio Final. Pero también hay varios rosetones, entre ellos los del coro, del siglo XVI con la imagen de personajes históricos. Por cierto, si se visita Bruselas en las días de las festividades más solemnes, ese coro se engalana excepcionalmente con seis grandes tapices, propios de la larga tradición textil belga.

De este modo, la visita a la Catedral bruselense es un paseo por un recinto religioso bastante sobrecogedor por el ambiente espiritual que se respira en el interior, a lo cual ayudan las múltiples esculturas en piedra, los retablos y cuadros religiosos diseminados tanto por las naves como por las capillas laterales. Es decir, un paseo por el arte belga de varios siglos. Cuya continuación más lógica es entrar al Museo del Tesoro de la Catedral, donde se guardan los objetos más valiosos producidos a lo largo de sus muchos siglos de historia y arte.

Dirección: Place Sainte-Gudule, Bruselas

Horario:

  • Lunes a viernes: 7:30 a 18:30
  • Sábado: 7:30 a 15:30
  • Domingo: 14:00 a 18:00

Precio:

  • Gratis

La entrada a la cripta cuesta 2,50€ mientras que la entrada al Museo del Tesoro es de 1€.

Autobús:

  • Lineas con parada en las proximidades de la Catedral de San Miguel: 29, 38, 63, 65, 66, 71

Metro:

  • Gare Centrale: 1, 5

Tranvía:

  • Parc: 92, 93

Página web oficial de la Catedral de San Miguel

photo credit: Bods via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos en Instagram!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudarás a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad