Síguenos en las redes sociales

Meteora

Quién viaje a Atenas y tras unos días en la capital del país tenga oportunidad de desplazarse por el territorio continental heleno, tiene como destino casi obligado Meteora. Un lugar situado a unos 375 kilómetros de la capital.

El viaje por carretera supera las cuatro horas, pero ese desplazamiento merece la pena, ya que Meteora es uno de esos lugares que luce con orgullo y verdadero merecimiento el galardón de Patrimonio de la Humanidad. Además se trata de un lugar muy visitado, y por lo tanto no es complicado hallar allí o en las proximidades alojamiento y locales para comer.

Naturaleza y religión

Los atractivos que hacen imprescindible la visita a Meteora conjugan la unión de las formas de la naturaleza con la ocupación histórica del hombre de esta zona. Se trata de un territorio de una apariencia muy singular, fruto de milenios de continua erosión del territorio, que hace millones de años fue un mar interior. El resultado es un paisaje de formas fantasiosas, casi fantasmagóricas a base de pináculos rocosos.

Pero a ese encanto paisajístico hay que sumarle que en las cimas de esas agujas de roca se asientan diferentes monasterios, hasta 24, que han sido la evolución de los primeros ascetas y eremitas que en el siglo XI eligieron las cuevas de estos parajes para recluirse y dedicarse a orar a Dios alejados por completo del mundo.

Los monasterios de Meteora

De esos 24 monasterios, todavía seis están habitados por monjes, y permiten ser visitados. De todos ellos, el más famoso es el Moni Megalou Meteorou o Gran Monasterio de Meteora que se levanta en la roca más alta del valle, a poco más de 600 metros de altitud. Éste es el más renombrado y quizás el más fotografiado, pero hay otros como el Moni Varlaam que también son muy visitados, en este caso por su fantásticos frescos de época tardobizantina.

La gran ventaja que tienen estos monasterios de Meteora es que no son inaccesibles como pueden parecer a primera vista. En realidad, se puede ascender hasta ellos por carreteras asfaltadas. Si bien, una experiencia plena para conocer este territorio y los motivos porque fue elegido por los eremitas es visitarlos caminando de uno a otro. Para ello, se conservan los viejos trazados de los senderos que los unen. Y desde luego quién se anime a recorrer estos antiguos caminos puede llegar a captar la magia de este lugar y admirar a las gentes que aquí se establecieron.

Dirección: Meteora, Grecia

A Meteora se puede llegar tanto en coche como en autobús o tren.

En el caso de querer in en autobús debéis cogerlo en la estación ubicada en Liossion 260, en Atenas. Desde allí a diario parte autobuses que tardan entre 5 y 6 horas en llegar.

Otra opción es ir en tren. Estos parten desde la estación de Sidirodromikos Stathmos Larissis y llegan directamente a la población de Kalabaka (próxima a Meteora). Tardan aproximadamente 4 horas y 30 minutos en completar el trayecto.

Por último esta el coche. Esta quizás sea la opción más recomendable ya que se tarda el mismo tiempo que en tren y además ganareis en libertad y es que os facilitará mucho el movimiento por la zona.

photo credit: mateuspabst via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad