Síguenos en las redes sociales

Tomarse un expresso fredo en Anafiotika

Por en Atenas No Comments

Son muchos los españoles que cuando salen al extranjero sufren a la hora de pedir un café en cualquier bar, ya que aquí es habitual pedirlo con hielo. Una combinación extraña en gran parte de los países. Sin embargo, en Grecia existe una bebida muy semejante al café con hielo y se llama expresso fredo.

No es exactamente igual al café con hielo que se toma en España, ya que en Grecia se añade a una espuma hecha con el batido del propio café. Pero se le asemeja bastante y sobre todo refresca enormemente. Y además tienen diferentes variedades como el capuchino fredo que es igual pero añadiendo leche, y el frappé que es una variedad con café instantáneo.

Refrescarse en las calles de Anafiotika

Cualquiera de estos cafés se puede tomar en los muchos bares atenienses, pero si hay un lugar donde tienen un sabor especial, ése es alguno de los locales de las estrechas y empinadas calles de la barriada de Anafiotika, prácticamente unidas a las vías de Plaka, y por donde seguro caminará el visitante que pase unos días en Atenas.

Las calles de este barrio son idóneas para pasear a primeras horas de la tarde, ya que por su emplazamiento en la misma base de la colina de la Acrópolis, se trata de vías sinuosas donde el viajero prácticamente está protegido del sol. Una sombra que es muy de agradecer si se viaja a Atenas durante los meses de verano, cuando el clima mediterráneo hace que el termómetro marque temperaturas muy altas que a veces pueden resultar incluso agobiantes.

Sin embargo, el paseo por Anafiotika es una sugerencia de lo más agradable, y tras la breve caminata, más temprano que tarde, al turista le pide el cuerpo relajarse en la terraza de algún bar y refrescarse. Es entonces el momento de tomarse un expresso fredo.

En Anafiotika hay varios lugares donde sentarse a la sombra y bebérselo, sin embargo hay uno que es muy recomendable por el encanto del diminuto bar y la terraza exterior. Se trata del café La Klepsidra, cuyo nombre evoca los antiguos relojes de agua. Es interesantes saber ese dato. Desde las sillas de la terraza exterior, que en realidad ocupan el empinado cruce de dos calles del barrio, prácticamente se puede ver un poco más abajo la Torre de los Vientos integrada entre los restos del Ágora Romana. Y precisamente esa torre antaño se utilizó tanto de reloj de agua como de reloj solar. En fin, un plácido y refrescante café para pasar una tarde en la Atenas histórica.

photo credit: poolie via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad