Síguenos en las redes sociales

El Cabo Sunión

Si se disfruta de varios días en Atenas, es muy recomendable reservar una jornada para hacer esta corta excursión hasta el Cabo Sunión, situado a unos 70 kilómetros de la capital y perfectamente comunicado por los autobuses del transporte público. De hecho, ya el camino para llegar hasta ahí es de gran atractivo, porque desde El Pireo se recorre la costa del golfo Sarónico hasta llegar hasta este enclave, antiguamente conocido como “Cabo Columna”.

El atardecer en Cabo Sunión

El mejor momento para llegar es por la tarde y pasear por allí hasta poder ver el ocaso del sol sobre el mar. La visión es sumamente hermosa con esa luz, con los colores del mar, la textura de las rocas, las islas que se ven a lo lejos y los restos de los monumentos de la Antigüedad que rodean al visitante. Todo un espectáculo visual que une naturaleza y cultura.

Pero antes de asistir al ocaso, quién llegue hasta Cabo Sunión ha de aprovechar para contemplar los vestigios de la historia antigua que aquí se conservan, un recinto arqueológico que atrae a curiosos cualquier día del año.

El Templo de Poseidón

Sunión tuvo un gran templo dedicado a Poseidón, el dios del mar. Se trataba de un templo de orden dórico, a semejanza del famoso Partenón. De hecho, su construcción prácticamente fue contemporánea, ya que se alzó en el siglo V a. C. en tiempos del gobierno de Pericles. E incluso, sin que los historiadores lo puedan afirmar con total rotundidad, se especula con que el arquitecto y el maestro escultor que dirigieron los trabajos en Sunión fueron discípulos de Ictino y de Fidias, ambos artífices del Partenón. Si bien, el templo de la Acrópolis se considera un poco anterior, mientras que el templo de Poseidón de Cabo Sunión se hizo a la vez que el Hefesteion del Ágora Antigua ateniense.

Entre uno y otro las similitudes son evidentes, si bien el de Sunión es un poco más esbelto. Todo él se construyó en mármol y abundan los relieves escultóricos con relatos mitológicos. Se puede pasar un buen rato intentando desentrañar los misterios de esas imágenes labradas. Aunque hay otros visitantes que buscan un grabado bien diferente en este templo. Se trata del nombre de Lord Byron, un gran amante de la civilización helena, que visitó este lugar y dejó su firma grabada en la piedra del templo. Sin duda, impactado, al igual que los visitantes actuales, por la hermosura del paisaje marino que rodean este restos desde hace miles de años.

Dirección: Cabo Sunión, Grecia

Además de en coche es posible llegar a Cabo Sunión en autobús. Para ello podéis acudir a la Plaza Syntagma y coger uno de los numerosos autobuses que hay disponibles cada día.

photo credit: Klearchos Kapoutsis via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad