Síguenos en las redes sociales

Delfos

La antigua ciudad de Delfos está considerada entre los yacimientos arqueológicos más encantadores de toda Grecia. Si el viajero que pasa unos días de vacaciones en Atenas decide conocerla, habrá de viajar hacia el noroeste de la ciudad y recorrer unos 180 kilómetros. Un viaje un tanto largo por carretera, dado el caótico tráfico griego, pero cuya recompensa de conocer Delfos bien merece la pena.

Un emplazamiento mítico

Los vestigios históricos de Delfos son espectaculares, no sólo por su calidad arquitectónica y artística, sino también por su emplazamiento. La antigua Delfos se ubica en un suave valle de paisaje mediterráneo dominado por los tradicionales olivos y los altos cipreses. Desde el propio yacimiento se contempla una amplia panorámica del golfo de Corinto. Y todo ello a los pies del monte Parnaso. O sea, un paisaje y un legado histórico que está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Aunque era mucho más valioso en la Antigüedad, porque los griegos clásicos consideraban este enclave como el mismo centro del mundo, porque creían que fue el lugar donde se encontraron dos águilas que iniciaron su vuelo en los dos extremos del mundo, para finalmente reunirse en Delfos.

Yacimiento de Delfos

Para visitar el recinto arqueológico de Delfos es necesario pagar una entrada, una entrada que puede ser sólo al yacimiento o sólo a los museos, aunque también existe la opción de adquirir un ticket para visitar ambos atractivos a un precio reducido.

Al entrar en el yacimiento, lo primero que se visita es la antigua Agora Romana, desde donde parte una escalinata para llegar hasta el gran templo de Apolo, construido en el siglo IV antes de Cristo. Anteriormente a este dios, el lugar estuvo bajo la advocación de otros dioses, desde Gea, diosa de la tierra, en tiempos micénicos, hasta Poseidón, el dios del mar. Pero fue el culto a Apolo el que más triunfó en la Antigüedad. De hecho hay documentos históricos que describen que aquí hubo una gran estatua de oro en su honor, al igual que una llama ardía de forma perpetua en homenaje suyo.

Tras visitar el templo, se puede seguir ascendiendo por los senderos del yacimiento hasta llegar a lo que fue el teatro, y también para visitar el estadio, el mejor conservado de toda Grecia.

Mientras que en el otro extremo del conjunto del yacimiento se halla el templo de Atenea, un edificio circular con 20 columnas, denominado como tholos, que se encuentra entre las construcciones más hermosas que nos ha legado la antigua civilización griega.

Dirección: Delfos, Grecia

Horario:

  • Lunes a domingo: 8:00 a 15:00

Precio:

  • Entrada general: 6€
  • Mayores de 65 años y estudiantes: 3€
  • Menores de 18 años: Gratis

Autobús:

  • Desde Atenas parten autobuses hacia Delfos desde la estación de Liossion 260.

Página web oficial del yacimiento de Delfos

photo credit: archer10 (Dennis) via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad