Síguenos en las redes sociales

Ponte Vecchio

Una de las imágenes más buscadas por los turistas que llegan Florencia es acercarse hasta las orillas del río Arno y fotografiar desde ahí el pintoresco Ponte Vecchio o Puente Viejo. Este curioso puente es el más antiguo de toda la ciudad y su apariencia actual se debe en gran parte a la mano de Neri dei Fioravante, quién en 1345 creó las tres arcadas de arcos rebajados que salvan el cauce del río.

Lo cierto es que al observarlo, a primera vista ya se puede apreciar la robustez de esta construcción, algo que le ha salvado de ser destruido por las fuertes avenidas de agua que cíclicamente acarrea el Arno. También gracias a esa robustez el puente puede tener a ambos lados construcciones que fueron viviendas y que hoy son negocios muy solicitados por los turistas.

Ya desde sus orígenes en el siglo XIV, el arquitecto concibió estas viviendas situadas en el propio puente. Si bien, en origen fueron construcciones de un aspecto mucho más regular que el que se observa en la actualidad. Algo lógico, teniendo en cuenta la continua ocupación de esas viviendas, a las cuales sus distintos propietarios le fueron añadiendo estancias por el único lugar que les era posible, es decir, voladas sobre el río y aéreas respecto a la estructura del puente.

Las joyerías del Ponte Vecchio

Hoy en día, sobre el Ponte Vecchio esas viviendas se han convertido en prestigiosas joyerías, que muestran una de las artesanías más emblemáticas de la tradición florentina: la orfebrería. E incluso, en el centro del puente hay un busto en bronce realizado en el año 1900 con el retrato del orfebre más famoso en la historia de la ciudad: Benvenuto Cellini.

Pero estos establecimientos no siempre fueron la sede de un negocio tan delicado. Antaño sobre el Ponte Vecchio principalmente había carnicerías, lo cual lo convertía en un lugar bastante pestilente, ya que los carniceros echaban los despojos de la carne al propio río. Por ello llegó un día que los gobernantes decidieron echarlos de ahí, ya que era un lugar de paso obligado para ellos.

El Corredor Vasariano

No obstante, no todos los mandatarios pasaban a pie por el puente, porque la familia Medicis le encargó al arquitecto Giorgio Vasari en el siglo XVI que realizara un paso elevado para unir sus palacios a una y otra orilla del río. De este modo creo el Corredor Vasariano, que en el actualidad es un peculiar museo con obras de la antigua familia Medicis que se sitúa sobre las propias joyerías del puente.

Dirección: Ponte Vecchio, Florencia

Autobús:

  • Lineas con parada en las proximidades del Ponte Vecchio: 11, 36, C1, C2, C3, D

photo credit: hedu2004 via photopin cc

Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad