Síguenos en las redes sociales

Qué comer en Florencia

Por en Florencia No Comments

Los florentinos, como en general todos los italianos, son amantes de la buena mesa. Por ello los muchos restaurantes que se encuentran por las calles de la ciudad ofrecen menús completos que consisten en un antipasto (una especie de aperitivo), un primer plato y un segundo, para acabar la comida o la cena con un postre.

No es necesario comer tanto y en cualquier establecimiento se puede pedir una combinación de ellos, y lo más habitual es comer el antipasto y un segundo plato, o una suculenta ensalada acompañada de un primer plato.

ANTIPASTO O APERITIVO

Traducido de forma literal el antipasto significa antes de la comida. Esta introducción suele consistir en un entremés a base de crostini, es decir, diferentes combinaciones de embutidos en las que nunca falta algún tipo de salchichón. Y además este aperitivo también puede consistir en un plato de carpaccio o carne cruda, e incluso de pescados fríos.

PRIMER PLATO

Dos son los protagonistas de los primeros platos florentinos. Tal vez el más famoso sea la pasta en sus múltiples formas y aderezadas con infinidad de salsas. Sin embargo el primer plato de la cocina florentina son las alubias. De hecho, uno de los apodos que tienen sus habitantes es el de mangiafaglioli, o sea, “comejudías”. Y por supuesto entre los primeros platos que se pueden degustar también aparecen los risottos o diferentes tipos de sopas.

SEGUNDO PLATO

Este suele ser el plato más contundente en cuanto al aporte de proteínas. Y generalmente o bien es de carne o de pescado. Respecto a las carnes trabajan con todo tipo de animales de granja, si bien lo más habitual es la carne de vaca o de cerdo, servida tanto en estofados hechos a base de verduras como a la plancha, destacando la bistecca o filete de lomo de vaca. No obstante, los amantes de la carne de caza también pueden degustar la carne de jabalí autóctono, servido con salsa de pimienta o con salami. Y en lo referente al pescado, hay que tener en cuenta la proximidad de las ciudades costeras de la Toscana, por lo que la oferta de pescado fresco es sumamente sugerente en los restaurantes florentinos.

POSTRE

A la hora del dulce, el abanico de posibilidades también es muy amplio con la presencia en la carta de pasteles o piezas de fruta. Sin embargo, la estrella de los postres son los helados, realizados con infinidad de sabores, y que junto a un café italiano son el cierre perfecto de una comida.

PARA BEBER

Las comidas habitualmente se acompañan de agua, tanto natural como gasificada. Y sobre todo es deseable catar algún vino local, especialmente sus tintos de Chianti.

photo credit: star5112 via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad