Síguenos en las redes sociales

Probar la pasta casera en un restaurante de barrio

Por en Florencia No Comments

Florencia es una de las ciudades más turísticas del mundo. A ella acuden miles de visitantes procedentes de todo el planeta cualquier día del año. Si a eso se le suma que la cocina italiana es una de las más reconocidas en cualquier lugar del globo, es evidente que en las calles del casco histórico florentino abundan los restaurantes y los lugares donde comer.

Sin embargo, la inmensa mayoría de ellos, están acostumbrado al cliente de paso y en ocasiones no cuida excesivamente los detalles, ya que difícilmente volverá el cliente de hoy y seguro que mañana no faltan turistas en sus mesas. No es que sirvan mala comida, sino que simplemente abusan en los precios.

Restaurantes para florentinos

En cambio, si uno se aventura a salir de las zonas más turísticas y se adentra en los barrios de las inmediaciones, por ejemplo en el entorno de la zona verde de Campo di Marte, se pueden encontrar restaurantes regentados durante toda la vida por una misma familia. A ese tipo de establecimientos son a los que suelen acudir los propios florentinos, conocedores de que allí la calidad, cantidad y el precio de la comida están realmente ajustados.

La pasta

Cualquiera sabe que los italianos distinguen entre infinidad de tipos y formas de pasta. Para los no versados en la materia, o para los que da un poco lo mismo, esta gran variedad puede ser una locura. Por eso a la hora de elegir la mejor combinación entre un tipo de pasta u otra y la salsa más apropiada, lo mejor es entrar a uno de esos restaurantes y con disimulo observar que están comiendo los comensales locales en el resto de las mesas. Y luego, extraídas cada uno sus propias conclusiones y jugando con el gusto de cada cual, de si prefiere tomate a la nata, o le gusta la pasta más ligera y con poco aderezo, pedir al camarero directamente señalando alguno de los platos vistos.

Y si no siempre existe la posibilidad de elegir el plato que se señala como especialidad de la casa. Seguro que se acierta así, porque para los italianos es toda una religión comer bien la pasta, y en los establecimientos con una larga tradición en cocinar y servir este tipo de platos, si se solicita un plato en el que la combinación no es muy apropiada, incluso nos pueden mirar mal y pensar que estamos cometiendo un pequeño sacrilegio. Así que hay que dejarse guiar y a disfrutar.

photo credit: McPig via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad