Síguenos en las redes sociales

Palazzo Vecchio

Una de las postales más típicas de Florencia es la imagen del Palazzo Vecchio (Palacio Viejo). Ya su nombre nos da idea de que estamos ante uno de los monumentos más antiguos de la ciudad, porque se comenzó a construir a finales del siglo XIII para servir de residencia y también de fortaleza de los gobernantes de la ciudad.

Su construcción fue obra de Arnolfo di Cambio, quién por aquellos años también estaba trabajando en el otro gran monumento florentino, la Catedral. Él fue el artífice de ese aspecto de bloque macizo construido en piedra, coronado por almenas y vigilado desde las alturas por la espigada torre.

Obra destacada en la Plaza de la Signoria

El resultado final es de gran austeridad, lo que no es impedimento para que la construcción sea imponente, sugestiva y en definitiva de una enorme belleza. A esa belleza se le suma, obviamente el entorno con el resto de edificios de la plaza de la Signoria donde se ubica, y especialmente la vecindad de la Logia dei Lanzi y las diferentes estatuas que se disponen ante su fachada, donde entre otras se ve la Judith de Donatello y una réplica del David de Miguel Ángel, el gran símbolo en la historia y en la actualidad de la ciudad.

El interior del palacio

Pero si la fachada del Palazzo Vecchio ya capta la atención de todos los turistas que visitan Florencia, el recorrido por su interior no defrauda a ninguno de los visitantes. Lo primero que se ve es un primer patio que sirve para la comunicación entre las distintas estancias del palacio. Y no sólo eso, sino que en ese patio se pueden ver pinturas al fresco de Vasari o esculturas de Verrocchio.

Desde el patio se ascienden unas escaleras para llegar al Salón de los Quinientos, toda ella con pinturas renacentistas en sus paredes y techos. Esa enorme sala servía para la reunión de los hombres más poderosos de la República de Florencia. Y desde ahí, se ve una puerta en el extremo derecho que comunica con el Gabinete de estudio de Francisco I, también repleta de pinturas, tablas pintadas y esculturas del periodo más brillante del arte florentino.

La visita por el Palazzo Vecchio continúa por diferentes salas como la del Tesoro de Cosme I, el Salón de los Doscientos, los Aposentos Monumentales o la Sala de los Elementos. En todas ellas se sucede un amplio repertorio artístico, admirable no sólo por su estética, sino porque en realidad es como una gran crónica de la historia de Florencia y la de sus habitantes más insignes como los miembros de la familia Médicis, Nicolás Maquiavelo o Dante Alighieri.

Dirección: Piazza della Signoria, Florencia

Horario del museo:

  • De abril a septiembre:
    • Lunes a domingo: 9:00 a 24:00
    • Jueves: 9:00 a 14:00
  • De octubre a marzo:
    • Lunes a domingo: 9:00 a 19:00
    • Jueves: 9:00 a 14:00

Horario de la torre:

  • De abril a septiembre:
    • Lunes a domingo: 9:00 a 21:00
    • Jueves: 9:00 a 14:00
  • De octubre a marzo:
    • Lunes a domingo: 9:00 a 17:00
    • Jueves: 9:00 a 14:00

Precio del museo:

  • Entrada general: 10€
  • Menores de 26 años y mayores de 65 años: 8€
  • Menores de 18 años: Gratis

Precio de la torre:

  • Entrada general: 10€
  • Menores de 26 años y mayores de 65 años: 8€
  • Menores de 18 años: Gratis

Precio combinado (museo y torre):

  • Entrada general: 14€
  • Menores de 26 años y mayores de 65 años: 12€
  • Menores de 18 años: Gratis

Autobús:

  • Las siguientes lineas tienen parada en las inmediaciones del Palazzo Vecchio: C1, C2, C3, D

Página web oficial del Palazzo Vecchio

photo credit: aburt via photopin cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad