Síguenos en las redes sociales

Baptisterio de Florencia

El Baptisterio de San Juan está situado prácticamente enfrente de la fachada principal de la Catedral, y junto a este templo y el vecino Campanile de Giotto forman un conjunto artístico de primer orden, en el que se reúnen obras de arquitectura, escultura y pintura emblemáticas del Renacimiento florentino.

No obstante, los orígenes del Baptisterio son muy anteriores. De hecho, desde los siglos IV y V ya hubo un edificio en esa ubicación dedicado exclusivamente para servir como espacio donde bautizar a los niños de la ciudad. Y es que en la Toscana es muy habitual que el lugar para el bautismo esté independiente de las iglesias, ya que no solo aquí encontramos esta separación, sino también por ejemplo en la cercana ciudad de Pisa.

Las puertas del Baptisterio de San Juan

En la actualidad, el Baptisterio está abierto a las visitas turísticas, y aprovechando el incesante número de turistas que visitan el Duomo, muchos de ellos también quieren acceder al Baptisterio. Por ello las colas son habituales. Aunque quién no desee hacer fila para entrar, desde el exterior también puede contemplar algunas de las obras artísticas más importantes del edificio, concretamente sus puertas, ornamentadas por obras maestras del relieve escultórico.

Concretamente son tres las puertas que merecen la atención de los visitantes y que en momentos de hora punta no son fáciles de fotografiar dada la acumulación de turistas frente a ellas.

En el lado sur del edificio se encuentran las puertas más antiguas, realizadas en el siglo XIV por el escultor Andrea Pisano. En ellas se moldeó la decoración en bronce para narrar la historia de San Juan Bautista. Las siguientes puertas por orden cronológico se sitúan en el lado norte. Éstas ya son de la época del Renacimiento, y su autor fue Lorenzo Ghiberti, quién ganó un concurso a principios del siglo XV para su realización, venciendo a los escultores más famosos del momento en la ciudad.

Pero sin duda, las puertas más bellas son las denominadas Puertas del Paraíso, también realizadas por Lorenzo Ghiberti, y se trata de unas puertas fundidas con relieves en bronce que se encuentran entre las obras cumbres de la escultura del Renacimiento.

El interior del Baptisterio

Y para quién tenga la suerte de llegar al Baptisterio y pueda entrar sin esperar demasiado, o esté dispuesto a hacer fila, lo cierto es que el interior también es interesante. Allí verá una gran sala de forma octogonal y cubierta por una cúpula. Todo un recinto en el que se acumulan mármoles, esculturas, pinturas y hasta mosaicos, donde intervinieron artistas de la talla de Donatello o Paolo Uccello.

Dirección: Piazza del Duomo, Florencia

Horario:

  • Lunes a sábado: 11:15 a 19:00
  • Domingos y primer sábado de cada mes: 8:30 a 14:00

Precio:

  • Entrada general: 10€

La entrada también incluye el acceso al Museo de la Opera del Duomo, la Cúpula, Campanile de Giotto, Cripta de Santa Reparata .

Autobús:

  • Las siguientes lineas tienen parada en las inmediaciones de la Catedral de Santa María de las Flores: 6, 11, 14, 23, C1, C2

Página web oficial del Baptisterio de Florencia

photo credit: Roberto Cacho Toca cc
Escrito por Armando Cerra

Quizás te interese

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad