Síguenos en las redes sociales

Hammam o baño turco

Casi tan delicioso como las tradicionales delicias turcas, déjate seducir por el bienestar que proporciona el hammam.

Qué es un hammam

El hammam, también conocido como baño turco es un baño de vapor que se divide en varias partes, Atrio, Frío, Templada y Caldarium.

El baño se toma desnudo o con una tela llamada pestemal que te entregan a la entrada y que se pone bajo los brazos. En algunos a las mujeres les entregan una especie de braguita descartable. En los vestuarios también te dan unos zuecos de madera.

De esta manera pasas a la zona de vapor donde la temperatura llega a los 50º. En el centro bajo una cúpula se encuentra una plataforma de mármol donde uno se recuesta para sudar y donde también te lava el asistente mientras te da un masaje exfoliante.

En los laterales, a lo largo de las paredes, sale agua corriente ya que el agua estancada se considera impura.

En el momento del lavado el asistente vuelca sobre ti un cubo lleno de agua jabonosa con mucha espuma y te da un masaje tan vigoroso que no sabes si no quedarás aplastado contra el mármol como un dibujo animado. Los asistentes no suelen hablar más que turco, así que te hacen entender por señas cuando tienes que cambiar de posición. Luego te conducen a la zona de agua corriente donde te lavan de arriba abajo.

Abandonado luego a tu suerte, te diriges por ti mismo a las zonas de aguas a diferentes temperaturas para regalarte un momento de conversación y relax.

Si hay solicitado también masaje luego te diriges a la zona de masaje donde te dan una masaje con aceite de una media hora. A estas alturas ya tienes los sentidos completamente relajados.

Luego pasas a una zona fría donde puedes rehidratarte bebiendo té, café o zumo.

Historia

Su origen se remonta a la época romana y bizantina de la ciudad, sin embargo el hammam tiene un fuerte sentido religioso relacionado con la práctica de las abluciones o purificaciones que se realizan antes de orar, propias del islamismo.

Durante el siglo XVIII Estambul llegó a tener más de 150 baños construidos por el arquitecto Sinan, el diseñador de algunas de las mezquitas más bellas de Estambul, muchos de los cuáles aún subsisten.

Los hamman más conocidos

Cemberlitas, el más conocido de Estambul, se encuentra en el centro histórico, cerca del Gran Bazar. Fue construido por Sinan en el siglo XVI, durante el mandato de la sultana Nurbanu, original de Venecia, capturada y llevada a Estambul por corsarios otomanos. Las cúpulas diseñadas por el padre de muchas mezquitas son preciosas, repletas de agujeros que dejan pasar la luz.
Las zonas de hombres y mujeres están separadas y un servicio completo puede costar unos 60 €.

Hammam de Sulyemaniye

Es el único que da servicio mixto para hombres y mujeres por lo que suele ser el preferido de las familias o parejas.

Tiene 450 años de historia lo que convierte en uno de los más antiguos, y forma parte del recinto de la mezquita de Suleymaniye. Se construyó durante el gobierno de Suleimán el Magnífico y fue también como el Cemberlitas diseñado por Sinan.

Todos los masajistas son hombres.

Hammam de Cagaloglu

Es también uno de los más famosos, ubicado en el centro histórico, según dicen a él han acudido personajes célebres tan diversos como Franz Liszt, Rockefeller o Toni Curtis y ha aparecido en numerosas películas y anuncios.

Hammam Büyük

También diseñado por Sinan tiene una hermosa arquitectura y bellos detalles en mármol. Está en el barrio de Beyoglu, es el más grande de Estambul y tiene un precio más razonable.

Es menos luminoso que otros pero es frecuentado por los habitantes de Estambul lo que le da un ambiente más auténtico.

Curiosidades

La temperatura en el interior de la sala de vapor es tan alta que los asistentes que lavan y dan masajes no lo hacen durante mucho tiempo y salen repetidas veces a tomar aire y descansar.

Recomendaciones

Una vez acabado todo el proceso cuando ya estés en la sala fría tómate un té y si vas acompañado déjate llevar por la conversación. Verás que el tiempo vuela sin darte cuenta, tu estado de relajación es tal que perderás conciencia de todo y vivirás un momento único.

photo credit: Miguel Virkkunen Carvalho via photopin cc
Escrito por Graciela Quevedo

Quizás te interese

Post navigation

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos y ayúdanos a crecer!

Si te ha gustado la entrada no dudes en seguirnos, así nos ayudaras a crecer y podremos ofrecerte más contenido de calidad